Logo Elisenda Pascual i Martí

Pantallas y nuevas tecnologías

De entre todos los temas para los que me consultáis, cada vez más aparecen las dudas y cuestionamientos acerca de cómo acompañar la interacción de vuestrxs hijxs con las pantallas y las nuevas tecnologías.

Para ello tenemos que recordar que somos la primera generación de familias y educadores en navegar con la tecnología desde las primeras etapas del desarrollo. Me atrevería a decir que la generación que ahora somos madres, padres y/o acompañantes de púberes y adolescentes hemos sido la primera en vivir el gran salto que supuso entrar al mundo digital.

¿Eras de las que todavía tenías TV sin mando a distancia? ¿Tu primera consola fue la Atari o la Nintendo? ¿Pasaste del teléfono con cable al zapatófono móvil y te creías ya en la era de Star Wars?

Seguro que algunas de estas vivencias te son familiares. Y seguro que cuando le cuentas a tus hijxs que para volver a escuchar una canción a veces tenías que tirar para atrás la cinta con un bolígrafo, te miran como si salieras de las cavernas. Y es que el mundo analógico parece ser digno de exposición tal pinturas rupestres en las paredes de las cuevas de Altamira.

Aquí te quiero dejar unas pocas pinceladas de cómo poder abordar esta realidad que ha venido para quedarse. Son unas recomendaciones sencillas y prácticas para que, si quieres, sirvan para abrirte el apetito de conocer más.

Lo primero que te diría es que revises cuál es tu grado de tecnofobia o de tecnofilia en relación con las pantallas y dispositivos varios. Esto es importante porque ya sabes que tus hijxs te están mirando todo el tiempo y saben perfectamente tus preferencias. En un hogar repleto de tecnología, es probable que poner límites te sea mucho más complicado porque todo está al abasto. En cambio, en una casa donde a penas existen dispositivos de este tipo, es probable que cuando tus hijxs crezcan tengas la sensación de quedar atrás y excluídxs del resto del planeta.

Por otro lado, que te preguntes cuánto te cuesta sostener el límite en relación a las pantallas y la tecnología. Si siempre acabas cediendo, tienes que saber que para tus hijxs el límite es inexistente. Si, por otro lado, te cuesta la flexibilidad, vas a tener una gran dificultad en gestionar las demandas cada vez más intensas y fuertes de lxs niñxs a medida que van creciendo. La dificultad en la conversación, los pactos y la negociación pueden derivar en dos tipos de situaciones opuestas: hijxs que se las apañen para engañarte, fugarse, o bien hijxs que llegan a domesticarse en tus demandas hasta niveles en los que olviden sus deseos.

También hay que observar qué importancia le das a los espacios naturales y a la presencia de estos momentos en la vida familiar. A día de hoy, y gracias a los estudios de la neurociencia sabemos que la naturaleza es el único regulador de los excesos del mundo digital. Para ello es básico que priorices la interacción con este medio en la crianza de tus hijxs. Salir al bosque, a la montaña, a la playa, parques, etc. Todo lo que sea desconectar de la inmediatez, de lo rápido, automático y artificial.

Pregúntate también cuál es la etapa de desarrollo de tus hijxs para saber qué tipo de relación con la tecnología es adecuada que tengan. Sí, ya sé, nadie nace enseñada y menos con estos tiempos tan cambiantes que corren, pero sí puedo decirte que es tu responsabilidad estar educado sobre los efectos de la tecnología en la maduración de tu hijx, y que está en tus manos que este conocimiento vaya en pro de su salud mental futura.

Si aún así sientes que te cuesta gestionarte con la tecnología, que a tus hijxs les desborda sobremanera cuando les pones un límite en relación a las pantallas, que parece que sólo se divierten con ellas y que te asusta los contenidos que vean y que compartan, pues te animo a que puedas ampliar tu información y tus herramientas con el curso online sobre “Pantallas y tecnología”.

Deseo que te resuene y que te haya servido.

¿Hay alguna cosa más que desearías saber sobre la gestión de las tecnologías? ¿Quieres compartir alguna de tus experiencias?

Te leo.

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Email
WhatsApp

Últimos artículos

Suscríbete a la Newsletter